Menú Cerrar

II Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia

¡Cristo ha resucitado! ¡Verdaderamente ha resucitado!

El tiempo pascual está formado por los cincuenta días que transcurren entre el domingo de Resurrección y el domingo de Pentecostés, y en cierto modo constituyen «un solo y único día festivo»: el gran domingo (San Atanasio, Epist. Fest. 1).

Los ocho primeros días de la cincuentena forman la octava de Pascua, que se celebra como solemnidad del Señor.

El domingo que cierra la semana, el octavo día, constituye el día más solemne del año litúrgico después del domingo de Resurrección. Como explica Benedicto XVI

«Hoy domingo, concluye la Octava de Pascua, marcado con el distintivo de la Resurrección y por la alegría de los discípulos al ver a Jesús. Desde la antigüedad este domingo se llama in albis, del nombre latino alba, dado por la vestidura blanca que los neófitos llevaban en el Bautismo la noche de Pascua, y que se quitaban después de ocho días» (Homilía 21 Domingo de Pascua, 11.IV.2010)

Imagen: Cristo Resucitado (s.XX)

Desde el año 2000, se celebra en este día, la festividad de la Divina Misericordia, que fue instaurada por el Papa San Juan Pablo II, para recordarnos que el amor y la misericordia de Dios duran por siempre.

«Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia» (Sal 117).

Pongamos nuestra confianza en el Resucitado: ¡Jesús, en ti confío!

#SomosVeraCruz  #VeraCruzPalencia 

Deja una respuesta